¿Eres terrible con las cuentas personales? ¿Llega el fin de semana y no sabes en qué te has gastado todo lo que te has gastado? Entonces, lo que debes hacer es buscar la manera de ahorrar un poco… o más bien, cambiar algunos hábitos que te harán ahorrar prácticamente sin darte cuenta. Y para muchos, eso pasa por aplicar el Método Kakebo en casa. Sigue leyendo y te contamos en qué consiste.

aplicar el Método Kabebo en casa

¿Cómo surge el método Kakebo?

Aparece en Japón en 1904 gracias a la primera mujer Periodista nipona, Matoko Hani, que además creó la primera revista femenina de Japón. En la publicación fomentaba que las mujeres ahorraran a través del control de la economía de casa. La realidad es que las mujeres no trabajaban, y su única fuente de ingresos surgía del sueldo del marido. Así que Hani encontró una forma de empoderar a las mujeres enseñándoles cómo organizar los gastos. Hoy en día, las mujeres ya tienen independencia económica, pero se ha demostrado que este método continua siendo útil para ahorrar sin darnos cuenta.

¿En qué consiste el método Kakebo en casa?

Consiste en apuntar tus gastos y tus objetivos por escrito. Existen marcas de libretas que te dan un formato impreso del control de gastos. Si los escribimos, junto a nuestros objetivos, según expertos, creamos un compromiso con nosotros mismos que nos “ayuda a cumplirlos”.

En España, junto con la crisis, la capacidad de ahorro de las familias cayó en picado. Se calcula que la tasa de ahorro ronda el 6,5% de la renta disponible. Sin embargo, con el método Kakebo podríamos alcanzar el 35% del ahorro. Y aunque el “Método Kakebo” es una ayuda extra, lo verdaderamente importante es un cambio de mentalidad.

aplicar el Método Kabebo en casa

Aplicar el Método Kakebo en casa

De forma entretenida, los formatos de contabilidad kakebo nos permiten apuntar cada céntimo que entra o sale de casa… y así podemos empezar a detectar las “fugas”. Eso en lo que gastamos más de lo que deberíamos, para poder empezar a recortar.

Lo primero que hacemos es apuntar todos los ingresos que percibimos en casa. Luego, todos los gastos mensuales que tengamos. Por ejemplo: el colegio, la hipoteca, el alquiler, la comida, el agua, la luz, el gimnasio, las actividades extraescolares… y además, tienes que calcular una cantidad que te dejas para “extras”. Porque obviamente vas a tener más gastos… así los podrás contabilizar.

¿Y por qué hacemos todo esto?

A final de cada mes, te proponemos sumar todos los resultados semanales y así poder controlar la cantidad de dinero que tienes, el dinero que te gustaría ahorrar, los gastos, cómo podrías mejorar tu situación y qué cambiarías o tienes que cambiar para poder lograr tus objetivos.

Por eso el método Kabebo es muy interesante (y especialmente ahora que se acerca la navidad). Te permite elaborar un plan de ahorro… y poco a poco cumplirlo sin prácticamente ser consciente de ello. Ya verás como tus ahorros solo hacen que crecer. ¿Te animas? Aquí tienes un vídeo donde te lo explican un poco más.

 

Si quieres asesoría inmobiliaria, contacta con Inmuebles Valencianos.

¡Te esperamos en nuestras oficinas!