02/28/2017 admin

Cuando un propietario de una vivienda decide ponerla a la venta por su cuenta, normalmente no es consciente de una serie de factores relevantes que pueden influir en el estancamiento de su venta, llegando a ser un proceso largo, tedioso y frustrante. En este post, vamos a daros 5 consejos para vender más rápido tu vivienda.

Consejos-para-vender-tu-vivienda-rapidoQue el sector inmobiliario está recuperándose es un hecho. La compraventa de viviendas está despegando a buen ritmo, y en parte se debe al incremento de la financiación para adquirir nuevas viviendas.

Sabemos que vender una casa, a día de hoy, no es fácil… pero tampoco imposible. Existen inmuebles que compiten con el tuyo ya sea por la ubicación, por el precio, o por las características de la misma. Estos factores son importantes y condicionan el punto de partida para vender tu casa más rápido (que es lo que todos esperamos), pero con un buen plan de marketing, un asesor inmobiliario efectivo, y una casa bien presentada que cautive a las posibles visitas que quieran comprar la vivienda, ya tienes medio camino hecho.

Hay ciertos puntos a tener en cuenta para que el traspaso de tu vivienda sea positiva como vendedor, pero también para el comprador:

  Las condiciones de negociación antes mencionadas

• Los conocimientos del sector, del mercado y de la zona por parte del asesor inmobiliario

  Y los entresijos legales en la compra / venta de una casa

Dicho esto, el asesor inmobiliario y tú como propietario del inmueble, debeis trabajar conjuntamente los siguientes aspectos primordiales para que la venta de la vivienda sea más rápida:

1. Precio: Hay que ser realista y estipular un precio que esté dentro del mercado. En este punto, hay que dejar de lado el precio emocional y dejarse asesorar por el agente inmobiliario que conoce los precios de la zona y de viviendas similares. Es un punto clave.

2. La primera impresión es la que cuenta: Dejar la vivienda limpia, ordenada, y ‘despersonalizada’. Esto es muy importante para que las personas que estén interesadas en visitar tu casa, es decir, potenciales compradores, puedan imaginarse ‘su hogar’ sin ser condicionados por ningún objeto, o provoquen rechazo por parte del comprador.

3. Gestionar la vivienda con proactividad: Desde el primer momento en el que se da de alta la vivienda, hay que ser proactivo comunicando sus valores y dándola a conocer. Los 15 primeros días son fundamentales para captar la atención de potenciales compradores, por lo que hay que estar atento al mercado.

4. Negociar: Este punto es al que más le cuesta llegar al propietario del inmueble, pero siempre que estés asesorado por un agente inmobiliario experto en la zona, que te aconseje y te acompañe en todo el proceso, estarás en buenas manos. Por lo que hay que estar dispuesto a escuchar ofertas.

5. Firmas: No firmar nada sin un profesional que te oriente delante. Esto puede evitarte dolores de cabeza como por ejemplo que te quedes sin la señal porque el comprador no ha conseguido la hipoteca.

Siguiendo estos pequeños consejos, seguro que el proceso de venta de la vivienda se verá reducido considerablemente, y será todo un éxito.

La complejidad de la venta de una vivienda, comienza con las primeras llamadas de los interesados en el inmueble, y sus posteriores visitas. En este punto hay que filtrar esas visitas por potenciales compradores que estén realmente interesados.  Asímismo, hay un innumerable número de papeles a tener en cuenta como la definición de la certificación energética, valorar adecuadamente la vivienda, lo que responde a un profundo estudio de mercado para poder orientar el precio inicial de venta del inmueble, e incluso la elaboración del contrato de compraventa del mismo y hasta la escritura pública.

Los agentes inmobiliarios son la mejor opción para llevar a cabo todas estas complejas gestiones, ya que sabrán en cada caso, las acciones a realizar para que la vivienda salga con todo en regla al mercado, el propietario esté acompañado durante todo el proceso de venta de su inmueble y no tenga que preocuparse de nada, y que la propiedad se venda de una forma más rápida y segura que si lo gestiona un particular, que debe ocuparse de todo él sólo.